Cualquier acto que se lleva a cabo, en lo personal, en lo profesional, y en lo corporativo, debería tener siempre detrás un “para qué”. Este “para qué”, tiene que ser consciente, congruente y responsable. Sin “para qués” estaremos diseñando acciones vacías, malgastando nuestro tiempo en tareas sin propósito, engañándonos a nosotros mismos, y desperdiciando nuestra ilusión por algo inútil.

Peter  Drucker (1909 – 2005) consultor y profesor de negocios, abogado de carrera. Americano de origen austriaco. Está considerado uno de los mejores exponentes de la filosofía empresarial  moderna.  Visionario y profeta en el mundo de los negocios.