En Exeo no podemos estar más de acuerdo con esta cita de Peter Drucker. De hecho, enfocamos nuestro servicio, precisamente, en acompañar a nuestras empresas clientes a mejorar las experiencias de sus clientes internos y externos, haciendo de esta labor el eje central de su estrategia empresarial. Y para ello, pensamos que es absolutamente fundamental el impulso transversal de la innovación en un amplio y completo sentido de su concepto. El impulso de la innovación como forma de sorprender a nuestros clientes (de nuevo internos y externos) con experiencias memorables, como fórmula de mejora continua, cómo filosofía de gestión del cambio, como manera de hacer a nuestros clientes y a los clientes de nuestros clientes cada día más protagonistas de los procesos verdaderamente importantes dentro de todo este entramado…

Y cuando hablamos de innovación, no estamos hablando necesariamente de innovación de bata blanca, no nos referimos, de forma exclusiva, a la innovación vinculada a la tecnología ni a los departamentos de I+D+I… pensamos más bien en procesos de innovación abierta que posibiliten la participación de los distintos agentes importantes de la empresa en la misma, que tengan en cuenta al cliente como elemento central, más allá de ser un mero invitado de piedra. Una innovación centrada en la parte derecha del cerebro, en la que la creatividad juegue un papel importante, que persiga pequeñas (o grandes) mejoras significativas en los diversos procesos internos…  Y que esto se convierta en un hábito que impregne a toda la Organización en todos sus rincones, a todas sus personas, en todas sus funciones…

¿Te apuntas al hábito del marketing y la innovación???

Peter  Drucker (1909 – 2005) consultor y profesor de negocios, abogado de carrera. Americano de origen austriaco. Está considerado uno de los mejores exponentes de la filosofía empresarial  moderna.  Visionario y profeta en el mundo de los negocios.