Esta cita nos conduce a la reflexión sobre la importancia de la cultura de la organización, su influencia en los valores empresariales y su estrecha relación con la existencia de un clima laboral favorable que impulse hacia la consecución de los objetivos.

llamamos Cultura Corporativa al conjunto de comportamientos, valores, creencias, rituales y sistemas de recompensas que diferencian a una organización de otra en un contexto competitivo. Es el ADN de la empresa, que le insufla una personalidad diferencial, y que condiciona las actuaciones de sus componentes dentro del ecosistema empresarial.

Esta cultura corporativa debe ir evolucionando en el tiempo, reforzada por las personas líderes y soportada por buenas prácticas en gestión del talento, hasta convertirse en el principal factor de tolerancia hacia el cambio, impulsora de la vocación innovadora, incrementando su diferenciación competencial.

¿Por qué algunas organizaciones son tan reacias a desafiar su historia y a remozar su cultura corporativa, cuando se niegan a adoptar nuevos valores, más afines, justos y consustanciales a los tiempos actuales?

¿Quiénes pueden hacer suya una misión cuyo carácter abstracto y general difícilmente contribuyen a generar compromiso a la empresa, y a inducir una acción inspirada por un significativo sentido de propósito?

¿Por qué es tan difícil a veces que los colaboradores asuman los valores empresariales como propios, y desarrollen un fuerte compromiso hacia la organización?

¿Cómo puede la empresa lograr conciliar el imperativo de operar como una red amplia, flexible e inclusiva, y preservar la dinámica operacional y de negocios de su estructura funcional?

¿Puede ser ágil una cultura empresarial, cuando desestima por sistema el desafío de prácticas y enfoques obsoletos e irrelevantes?

En verdad, a veces, plantearse determinadas preguntas resulta mucho más importante que encontrar respuestas claras y blindadas… En cualquier caso, cualquiera que sea el sentido de las respuestas, desde Exeo pensamos que todas deben pasar ineludiblemente por el impulso del Principio de Igualdad.

Las empresas que asumen el principio de igualdad como uno de los ejes prioritarios de su cultura empresarial, garantizan que todas las personas que formen parte de sus equipos cuenten con las mismas oportunidades en el acceso, participación y permanencia en las prácticas de gestión empresarial. Y esto significará: Empresas más productivas y competitivas. Empresas más adaptadas a los cambios económicos y sociales. Empresas con un mejor clima laboral. Empresas con mejor imagen y reputación…

¿Necesitáis alguna razón más para que la igualdad forme parte de vuestra Cultura Empresarial?

Charlotte Bunch. Fundadora y directora ejecutiva del Centro para el Liderazgo Global de la Mujer, Charlotte Bunch ha sido activista, autora y organizadora en movimientos de mujeres y de derechos humanos por más de tres décadas. Defensora influyente y activista, ha aumentado la notoriedad e importancia de los derechos de la mujer en todo el mundo.