La vejez es una inevitable etapa de nuestra vida que puede significar el fin de la vitalidad, de la lozanía, la pérdida de autonomía, y, para muchos, el comienzo de la muerte. Pero también puede ser una etapa más, con muchas más ventajas que inconvenientes… que vivamos una u otra realidad depende, en gran medida, de nuestra actitud.

La tasa de envejecimiento en los países europeos se ha triplicado en los últimos cuarenta años. En 2065 el 40% de la población en España serán personas mayores de 65 años (según el INE). Por otro lado, la edad biológica del ser humano se está alargando hasta los cien años. Muchos de estos factores tienen que ver que los adelantos tecnológicos y con la mejora en las condiciones de vida, pero, sin duda, también tienen mucho que ver con la actitud de los adultos mayores ante la vida. Queremos vivir más años, pero no de cualquier manera. Tener libertad financiera, no dejar de sentirnos realizados y realizadas, que nuestra vida siga teniendo un significado, estar conectados y conectadas con el mundo (también el digital), activos, creativos, constructivos, innovadores, aprendiendo de forma continua…. Innovando y disfrutando… Colaborando, Compartiendo, Conviviendo… ¡¡¡¡viviendo sin esperar a la muerte!!!!

El reto es continuar reinventándonos hasta el final, descubrir nuevos significados, renovados Propósitos Personales, y, por qué no, también Profesionales. Porque el contacto de los mayores con el trabajo también está evolucionando. Urge buscar fórmulas nuevas con las que combinar, de forma exitosa, el talento junior con el talento senior, para que no se desperdicien tanta experiencia, tantos conocimientos, saber hacer y saber ser…

Dentro de unos pocos años,para muchos de nosotros y de nosotras, este reto anunciado será nuestro reto, como ya lo está siendo para nuestros padres y abuelos en el presente. Y, como dice Alex Rovira, será entonces cuando tendremos que elegir entre “sumar juventud a nuestros años” o dejarnos llevar hasta el final.

¿Qué vais a elegir vosotros y vosotras?

Mateo Alemán y de Enero (Sevilla, 1547 – México,​ 16141​) Escritor español del Siglo de Oro conocido fundamentalmente por la novela picaresca Guzmán de Alfarache, publicada en dos partes, en 1599 y 1604, que estableció y consolidó los rasgos característicos de dicho género.