Nada mejor que esta cita para activarnos después de las vacaciones. Activarnos en el trabajo y activarnos también en nuestros momentos de ocio, incluso “proactivarnos”.

La Proactividad es un comportamiento anticipatorio, orientado al cambio y autoiniciado. Requiere tomar el control y hacer que las cosas sucedan. Desde el punto de vista etimológico, se trata de una palabra compuesta por el prefijo griego “pro”, que significa antes, y del adjetivo latino “activus, que significa que tiene la capacidad de hacer.

La proactividad requiere de una acción de iniciativa, en contraste con una acción de espera o reactiva, e incluye la necesidad de tener determinada actitud interna. En resumen, la proactividad es una actitud personal que conduce a anticiparse de forma activa a los eventos o problemas futuros.

Las personas proactivas suelen tener una serie de cualidades que las hacen especialmente apreciadas en el terreno profesional y en el personal: Son personas activas. Se conocen a ellas mismas. Tienen una gran autoconfianza. Son creativas y buscan soluciones diferentes. Se expresan de forma positiva. Piensan más allá del corto plazo. Tienen un gran autocontrol. Están centradas. Son constantes. Son disciplinadas. Son persuasivas. Son sociables. Aprenden de las críticas. Son flexibles… ¡¡¡¡Se divierten!!!!!

¿Y vosotros, estáis ya en el camino de la proactividad?

Arthur Adamov, de nombre real Arthur Adamián (Kislovodsk, Imperio ruso,1908  París, Francia, 1970) Dramaturgo, editor, traductor y ensayista francés de origen armenio, uno de los exponentes más destacados del teatro del absurdo.