Hacer de nuestros sueños nuestro medio de vida y de desarrollo ¿se puede pedir más? Para nosotros esta frase resume, en esencia, lo que debe ser la base del emprendimiento, del intraemprendimiento y del emprendimiento corporativo.

El emprendimiento, hoy día, es una actitud fundamental para crear nuevos proyectos, pero también para introducir cambios positivos en nuestras vidas. Y para ello, necesitamos adquirir determinadas fuentes de inspiración que nos alimenten e impulsen. La confianza en nosotros mismos, la determinación de actuar en pro de nuestras metas, la perseverancia, los valores, el inconformismo… ese halo que nos “obliga” a trabajar día a día por nuestros ideales…

Iniciar, hacer, actuar, cambiar, no esperar… creatividad, innovación, diferenciación, paciencia, pasión, logro… motivación, optimismo, hambre de aprendizaje, habilidades sociales, cooperación, resiliencia, cierto gusto por el riesgo… La curiosidad, la iniciativa, la responsabilidad, la disciplina, La decisión, el dinamismo, la autoconfianza, el inconformismo, la flexibilidad, la independencia… ¿Demasiadas cosas para una sola persona? Quizás. Pero no para un buen equipo. Por ello creemos, especialmente, en el emprendimiento e intraemprendimiento colectivo.

El éxito se alcanza superando nuestras barreras psicológicas. Es, pues, una cuestión de actitud… Porque, en realidad, el éxito no está en la meta, sino en el camino, no está tanto en el destino como en el viaje.

Las empresas valen tanto como las personas que las conforman, y mucho más si estas personas tienen una actitud emprendedora. Para ser emprendedor y emprendedora, no es necesario montar una empresa, puedes serlo desde organizaciones no propias. Es simplemente un tema de actitud, que nos lleva a NO considerar nuestro trabajo como un simple empleo, a NO considerar nuestra empresa como algo externo y ajeno, aunque no siempre seamos sus propietarios reales.

Claro que conseguir esto, no solo depende de nosotros y de nosotras… por lo que tendremos que continuar la búsqueda de forma positiva e insaciable.

Y es que la vida, tanto la profesional como la personal, no es sino un continuo proceso de búsqueda que nunca cesa, o, al menos, que nunca debería cesar.

Farrah Gray (Chicago, 1984). Empresario, inversor, autor, columnista y orador motivacional estadounidense. Comenzó su carrera empresarial a la edad de seis años vendiendo lociones caseras y rocas pintadas a mano de puerta en puerta. Gray es el hijo del difunto líder nacionalista negro Khalid Abdul Muhammad.