Esta frase de Einstein desmonta los mitos que rodean a la creatividad, tales como que depende de la personalidad, la inteligencia, la edad, la experiencia… Porque, como siempre nos gusta resaltar, todas las personas son creativas.

¿Cómo pueden las Organizaciones fomentar el Talento Creativo?

Está comprobado que para crear se necesitan ciertas dotes de libertad y también un ambiente agradable en el que sentirse bien y disfrutar.

Por otro lado, cultivar estados mentales creativos requiere asumir retos que vayan más allá de las tareas rutinarias diarias.

Las personas deben sentirse cómodas, con confianza para expresar sus ideas.

Incentivar la participación y facilitar el entusiasmo por la generación de ideas. Evitando el miedo al fracaso y al ridículo.

Fomentar la comunicación y el trabajo en equipo, aprender a canalizar posibles conflictos desde el respeto a los distintos puntos de vista.

Mejorar la productividad personal y colectiva, dejando tiempo para la creatividad.

Aprovechar la diversidad para conformar equipos verdaderamente sinérgicos, interdepartamentales e interdisciplinares.

Ganar en flexibilidad ante los cambios y minimizar la aversión a asumir riesgos.

Promover la mejora y la capacitación continuas, convirtiendo la creatividad en innovación sistemática que posibilite que La Organización haga las cosas cada vez un poco mejor.

¿Qué vais a hacer para fomentar en vuestros equipos el pensamiento creativo?

Albert Einstein (Ulm, Imperio alemán, 1879-Princeton, Estados Unidos, 1955) fue un físico alemán de origen judío, nacionalizado después suizo, austriaco y estadounidense. Se lo considera el científico más importante, conocido y popular del siglo XX.